Versión: c3.24.1

Colágeno: Te lo contamos todo

Colágeno: Te lo contamos todo

El colágeno es la proteína producida por los fibroblastos, es la más abundante en nuestro cuerpo, representando el 30% del total de la masa proteica y un 80% del tejido conectivo total.
Existen 5 tipos de colágeno, siendo los principales el I (en huesos, tendones y piel), el II (en cartílagos y ojos) y el III (en hígado, pulmones y arterias).

El colágeno forma parte de tejidos como la piel, huesos, ligamentos, tendones, cartílago, y del tejido conectivo que envuelve y protege músculos y órganos vitales. La matriz del cartílago articular está constituida fundamentalmente por agua, agrecanos (proteoglicano del cartílago) y colágeno. El 90% del colágeno articular es tipo II. Éste proporciona al cartílago su estructura y la capacidad de soportar fuerzas de tensión.

Nuestro cuerpo produce su propio colágeno pero a partir de los 25-30 años con el proceso de envejecimiento y deterioro del organismo va disminuyendo la proporción de colágeno, por ejemplo en el tipo II en el cual se degrada el colágeno como parte de la degeneración articular.

El colágeno hidrolizado es un suplemento nutricional producido por hidrólisis enzimática. Contiene péptidos de  colágeno con igual secuencia aminoacídica que el colágeno nativo. Aporta sustratos para la síntesis de colágeno y la matriz extracelular, favorece la restauración del cartílago articular, piel, uñas y cabellos. (Colágeno de Abies, Gelicart, Hidrolágeno.)

El colágeno tipo II no desnaturalizado o nativo son fibras de colágeno tipo II con estructura molecular inalterada. Disminuye la inflamación articular y la destrucción del cartílago articular. Actúa a nivel intestinal sin absorberse interactuando con el sistema linfoide. Suprime la respuesta inmune sobre el colágeno tipo II  de la matriz del colágeno articular. Se utiliza en el tratamiento coadyuvante de la artrosis. Retarda la evolución de la enfermedad, alivia el dolor y produce mejoría funcional. También se lo prescribe en el tratamiento de la artritis reumatoidea. (Dirox, Colagenol C)

Los preparados que contienen colágeno se deben tomar alejados de las comidas. De esta manera evitaremos en lo posible la digestión por las enzimas proteasas del intestino delgado y el estómago.

Es importante que consultes al médico si decidís optar por un suplemento de colágeno. A la hora de hacerlo es importante elegir el que más se adapte a tus necesidades y  tener presente cuál es tu objetivo. El colágeno está contraindicado en embarazo, lactancia y en niños.

Fuente:

Farmanuario 2018/ Consejos de tu farmacéutico.



Artículos de blog