Versión: c4.0.1

Consejos para proteger a tu familia en verano

Llega el verano y se nos viene la sonrisa a la cara por pensar en playa, agua y sol. Pero… esta estación no está exenta de amenazas para la salud. Ten en cuenta estos puntos que seguro te ayudarán…

1-      El principal riesgo en piscinas, lagunas, ríos es el ahogamiento. Vigila a tus niños, no los pierdas de vista. Respeta todas las normas de seguridad que se presentan. Utiliza siempre chalecos salvavidas. Revisa que estén bien colocados.

2-      Las otitis causadas por los baños prolongados son muy frecuentes. Para evitarlas se pueden usar tapones o secar muy bien los oídos luego de salir del agua. Unas gotitas de alcohol bórico ayudan a que el agua se evapore más rápido. El agua propicia el desarrollo de bacterias y hongos.

3-      Evita exponerte al sol en las horas picos de altas temperaturas. Vigila también a tus hijos, corrobora que siempre estén hidratados. Opta por un menú con alto contenido hídrico. Evita las insolaciones, utiliza siempre sombrilla, carpita para niños, gorros y lentes. Si existen síntomas de golpe de calor como mareos, dolor de cabeza, vómitos acude inmediatamente a un centro hospitalario cercano.

4-      La piel de los niños es muy sensible y delicada. No olvides nunca el protector solar de amplio espectro (FPS mayor a 30). Por más que sea waterproof (resistente al agua) aplícalo cada 2 horas o al ver que ya queda poco o no hay más producto sobre la piel. Existen camisetas para niños muy recomendables para protegerse del sol. Los lentes de sol no deben olvidarse.

5-      Extrema los cuidados higiénicos con los alimentos, prestando especial atención a huevos, lácteos, carne roja o pescado. Vigila siempre la fecha de caducidad de los alimentos. Lava todos los utensilios de cocina con más frecuencia.

6-      Tenga precaución en la carretera. Revisa la sillita donde viajan los niños. No superes los límites de velocidad permitidos. Si el viaje es muy largo, descansa lo que consideres necesario y luego sigue al destino.

 

Fuente: guiainfantil.com