Versión: c4.0.8.2

Todo lo que necesitas saber sobre los filtros solares

La luz solar nos proporciona efectos fisiológicos positivos:

Estimula la síntesis de vitamina D (la cual previene del raquitismo y la osteoporosis).

Favorece la circulación sanguínea

Actúa en el tratamiento de algunas dermatosis

Incluso en algunos casos estimula la síntesis de los neurotransmisores cerebrales responsables del estado de ánimo.

Pero un exceso de sol sin protección puede tener efectos nocivos para la salud.

Hay dos tipos de rayos ultravioleta con efecto nocivo para la piel

UVB Son responsables del eritema, penetran a nivel epidérmico y provocan el bronceado de la piel

UVA   Llegan a niveles más profundos de la dermis, son los responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma

Ambos tipos son potentes factores de riesgo de cáncer de piel

Así que al elegir el protector solar es importante que te proteja contra los rayos UVA y UVB

¿Qué es el FPS (factor de protección solar)?

Es un índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin riesgo de quemaduras

En general los dermatólogos recomiendan un protector solar con FPS 30 o mayor, también es importante asegurarse que sean resistentes al agua y al sudor, lo que significa que el bloqueador permanece en la piel más tiempo cuando está mojada.

Los filtros solares previenen las quemaduras y los cambios degenerativos de la piel que causan los rayos ultravioletas, según como actúen existen filtros físicos y filtros químicos.

Los filtros físicos contienen sustancias minerales que forman un escudo que protege la piel de la radiación solar, la energía solar rebota en la superficie de la piel minimizando el daño solar.

Debido a su alta tolerancia se recomienda su uso en niños menores de año y medio, así como en pieles alérgicas y reactivas. Los más utilizados son el óxido de zinc, el dióxido de titanio y la mica

Los filtros químicos absorben la radiación solar y la modifican para minimizar el impacto de la radiación sobre la piel. Presentan una textura más ligera y fresca que los filtros físicos, son ideales para pieles grasas, pero dado que son absorbidos por la piel no son bien tolerados en pieles sensible y alérgicas. Los más conocidos son el PABA (ácido para-amino benzoico), el ácido cinámico, el alcanfor.

La mayoría de los protectores solares presentan en su formulación una combinación de ambos tipos de filtros solares para ofrecer una protección solar de amplio espectro, con un mínimo de riesgo de alergias.

 

Fuente BBC