Versión: c4.0.8.2

Consejos de seguridad para nuestros hijos en piscinas y playas.

Para los más pequeños, es un placer chapotear en el agua, ya sea en el mar, en un río o en la piscina... Por su parte, los padres no deben bajar la guardia en ningún momento. Las vacaciones en la piscina o el mar son muy divertidas para los chicos, pero existen algunos peligros.

 

  • Cuidado con los baños en lagos o ríos: Puede haber piedras, corrientes, hoyos, algas. Los manguitos son imprescindibles pero no suficientes es imprescindible mantenerlos vigilados.
  • Cuidado con los golpes de calor: La piel del bebé es especialmente delicada. Hay que evitar los baños entre 11-17 horas, aplicar protector solar de amplio espectro después de cada baño y proteger al niño con gafas de sol y un gorro que cubra también sus orejitas. Y no dudar en ponerle una camiseta.
  • No dejarle bañarse solo: Es necesario explicar a los niños, incluso a los más pequeños, los riesgos del agua y algunas normas ineludibles: no bañarse nunca solo, avisar siempre a un adulto, no empujar a otros niños.
  • No delegar en los demás:   La zona de baño no es una guardería, y los padres son los primeros responsables de la seguridad de sus hijos. Hay que bañarse con ellos y no perderlos de vista.
  • Manguitos o flotador: Los niños que no saben nadar están más seguros con manguitos que con flotador. Revisa antes de salir en qué condiciones están sus manguitos y/o chalecos antes de salir y colocárselo al niño.
  • No meterse en el agua sin antes mojarse: El cuerpo recalentado por el sol, al meterse de golpe en el agua fría, puede sufrir una parada cardiorrespiratoria. Por eso es preciso mojarse la nuca, los brazos y  piernas y luego entrar despacio en el agua.
  • Consejos para el baño en el mar: Hay que bañarse únicamente en las zonas delimitadas. Hay que respetar las banderas: con la naranja, y aún más con la roja, es mejor no ir a la playa.
  • Cuidados en la piscina. El adulto no debe de alejarse nunca del borde de la piscina, siempre atento a nuestros pequeños.

 

 

Es importante aplicar protector de amplio espectro aún cuando está nublado y tratar de mantener los niños bajo las sombrillas en días muy calurosos.

 

La hidratación es fundamental para los niños no únicamente cuando sienten sed, sino inculcarles desde pequeños la necesidad de tomar agua, especialmente los días de mucho calor. Ofrézcale siempre su vasito con agua.

 

 

Fuente: conmishijos.com// crecerfeliz