Versión: c5.2.2

Hipertensión arterial: síntomas, diagnóstico y prevención

Hipertensión arterial: síntomas, diagnóstico y prevención

¿Qué es la hipertensión arterial y cómo tratarla?

El 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión arterial, una fecha dedicada a crear conciencia sobre la importancia de prevenir, diagnosticar y controlar la presión arterial alta. Esta condición es el principal factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares, por lo que es fundamental mantenerla bajo control. 

El objetivo de la OMS es reducir la prevalencia a nivel mundial de la hipertensión en un 25% para 2025.

 

¿Qué es la presión arterial alta o hipertensión?

La presión arterial es la medida de la fuerza que el corazón ejerce sobre las paredes de las arterias mientras bombea sangre por todo el cuerpo.

El término que se utiliza para definir la presión arterial alta es Hipertensión. 

Es el principal factor de riesgo para enfermedad cardiovascular.

La misma puede llevar a muchas afecciones médicas; estas incluyen enfermedades del corazón, accidente cerebrovascular, insuficiencia renal, problemas en los ojos, entre otras.

 

 

 

Síntomas

En la mayoría de los casos es asintomática, pero puede abarcar los alguno de los siguientes síntomas: 

  • Dolor torácico
  • Confusión
  • Zumbido o ruido en el oído
  • Latidos cardíacos irregulares
  • Hemorragia nasal
  • Cansancio
  • Cambios en la visión
  • Náuseas y vómitos

Si presenta cualquiera de estos síntomas o dolor de cabeza fuerte, recomendamos consultar inmediatamente con un médico, ya que se encuentran en personas con presión arterial muy alta, poniendo en riesgo la vida de la persona en cuestión.

 

Factores de riesgo

Dentro de los factores de mayor prevalencia encontramos: 

  • Obesidad
  • Consumo de sal
  • Consumo de alcohol
  • Diabetes
  • Fumador/a
  • Estrés o ansiedad
  • Historia familiar de hipertensión arterial
  • Descendencia afroamericana
  • Antecedentes familiares

Si la causa no es detectada se denomina hipertensión esencial. 

La hipertensión puede ser secundaria a otra afección o situación de salud puntual, o por medicación que se esté tomando, a modo de ejemplo indicamos: enfermedad renal crónica, embarazo o preclamsia, apnea obstructiva del sueño y algunos medicamentos dentro de los siguientes grupos: anticonceptivos, para adelgazar, para el resfriado, para la migraña, etc.

 

Diagnóstico

El diagnóstico de HTA se basa en la medición de la PA en la consulta médica, de ser alta se hará seguimiento con medidas consecutivas en el tiempo. En general también se pide un análisis de sangre y orina y por último un electrocardiograma.

 

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es reducir la presión arterial para disminuir el riesgo de complicaciones. 

Existen muchos medicamentos que se pueden utilizar para tratar la presión arterial alta, la elección la realizará el médico tratante en función de las características de cada paciente. 

Es clave cumplir con la indicación y en caso de presentar cualquier efecto no deseado comunicárselo al médico para que pueda evaluar el tratamiento. 

Para lograr un correcto control de la presión arterial es fundamental acompañar el tratamiento farmacológico con actividad física y una dieta saludable.

 

¿Cómo se relaciona la presión arterial alta con el consumo de sal?

El consumo de sal como anteriormente mencionado está directamente vinculado con la hipertensión como con otras enfermedades cardiovasculares. La disminución de la ingesta de sodio reduce de forma relevante la tensión arterial sistólica y diastólica tanto en niños como adultos. Por tanto, la OMS recomienda que la ingesta diaria de sodio sea menor a 2 g, que es equivalente a 5 g de sal.

 

Prácticas saludables para controlar la hipertensión

Estas son algunas de nuestras recomendaciones para el control de la presión arterial alta: 

  • No fumar
  • Realizar dieta y ejercicio
  • Controlar el peso corporal
  • No tomar alcohol en exceso
  • Tratamiento farmacológico indicado por su médico


Productos relacionados